En el mundo actual nos encontramos con un ritmo de vida acelerado donde el estrés,  las tensiones y los problemas juegan un rol importante en nuestras vidas; se hace necesario encontrar una forma de lidiar y disponer de soluciones prácticas a estas situaciones cotidianas.
Muchas alternativas nos han sido presentadas para lograr este objetivo, como escuelas filosóficas, variados grupos de desarrollo personal, religiones y diversas otras opciones; sin embargo estas vías han centrado  su atención solo en algunas áreas de nuestro interior dejando otras fuera. Así surgen los Programas de Formación, con  metodología de vanguardia, que se realizan en el Centro de Integración y Desarrollo Humano, abarcando  las Áreas Espiritual, Vivencial, Cognitiva, Psicológica y Corporal.

Contamos con metodología propia y de vanguardia; práctica de los contenidos clase a clase.  Te invitamos a ser parte de esta gran familia. Los Programas tienen inicio permanente, tu formación comienza cuando te matriculas. Te puedes integrar en cualquier momento del año. Llámanos y reserva una hora para entrevista de admisión. 
Estamos ubicados en pleno centro de Santiago, Metro Baquedano, con horarios  vespertinos y programas ideales para quienes trabajan y/o viven en regiones.  No necesitas conocimiento previo de las materias que aprenderás. Clases los días sábado para quienes viven en regiones. Comunícate con nosotros, te esperamos!


Del Maestro Djwhal Khul o Maestro Tibetano.

La Gran Invocación es una plegaria mundial traducida a más de 75 idiomas y dialectos. Es un instrumento de poder para ayudar a que tenga plena expresión el Plan de Dios en la Tierra.

La belleza y la fuerza de esta Invocación reside en su sencillez y en que expresa ciertas verdades esenciales, que todos los hombres aceptan innata y normalmente:

  • La verdad de la existencia de una inteligencia básica a la que vagamente damos el nombre de Dios.
  • La verdad de que detrás de todas las apariencias externas, el Amor, es el poder motivador del Universo.
  • La verdad de que vino a la Tierra una gran Individualidad, llamada Cristo por los cristianos, que encarnó ese amor para que pudiéramos comprenderlo.
  • La verdad de que el amor y la inteligencia son ambos efectos de la Voluntad de Dios.
  • Y finalmente la verdad eminente de que el Plan divino sólo puede desarrollarse a través de la humanidad misma.

Por medio de la meditación, la plegaria y la invocación, las divinas energías pueden ser liberadas y llevadas a la actividad. Los hombres y mujeres de buena voluntad de muchos credos y naciones pueden unirse en un servicio mundial trayendo valor y fuerzas espirituales a un mundo atribulado. Tienen el poder de afectar los acontecimientos mundiales a través de la invocación enfocada y unida. El conocimiento de este hecho, científicamente aplicado, puede ser uno de los grandes factores liberadores de la humanidad.

El efecto de la Invocación y la plegaria individual en la demanda de luz y amor, se acrecienta inconmensurablemente cuando existe un reconocimiento consciente y una relación mental diaria con quienes pronuncian la Invocación cuantas veces deseen en el momento oportuno. El vínculo establecido cada día a través de esta invocación mundial formará un triángulo iluminado. La unión de la fuerza conjunta de individuos y grupos enfoca la potencia de esta plegaria de tal modo que erige alrededor del globo terráqueo una red de luz y amor que ayudará a detener las fuerzas del mal que invaden el planeta.